martes, 13 de octubre de 2015

El Adiós Impronunciable

Imagen tomada de Google 

El caso es que sin vos el espacio es un vacío inmenso de soledad, es un silencio eterno, un dolor irremediable. Sin vos el agua no calma la sed, ni el sol da calor. Te fuiste una mañana sin decir adiós, te fuiste antes que pudiera prepararme a la idea de tu partida.

Llegaste una mañana cálida, me sorprendiste con la noticia de que vendrías. Yo no me lo esperaba, aunque si debo ser sincera, te esperaba desde siempre. Me hiciste feliz cuando decidiste instalarte en mí, fue como enamorarme, como despertar a una nueva realidad mágica. Y me acostumbré rápido a tenerte conmigo… ¡es que es tan bueno eso de ser feliz!


Pero un día decidiste partir, ya no estás en mí, ya no somos uno. Y duele tanto tu partida como el título de mamá, que ahora me queda tan grande… y estas lágrimas que nadie entiende. 

©Mónica M. Kofler Escañuela

Relato participante en el Reto 150 palabras: Espacio/Agua/Caso
Si te interesa leer el resto de los relatos participantes, puedes hacerlo en los siguientes enlaces: 

4 comentarios:

  1. Buenos días, Mónica,

    Ya llego a comentar ;) Gracias por participar en #150palabras, y bueno, se entremezclan dos sentimientos, que solemos llamar contradictorios, como son la alegría y la tristeza. Y cuando profundizas en el texto, te quedas con esa tristeza, por algo inesperado, se encuentra un vacío...

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito y muy triste.
    El tiempo lo suaviza todo, solo hay que dejarlo pasar.
    Feliz fin de semana!

    ResponderEliminar

Me encanta recibir visitas en el blog, significa que alguien leyó mis locuras. Quizás hasta te sentiste identificado con alguna. Y me encantaría recibir tus comentarios, estás invitado a escribir lo que sea que hayas experimentado en tu paso por mi casa.